¡Amén!

Te extrañaba tanto. Muchísimo. Los días pasaban y cada uno parecía una semana. Imaginaba entrelazar nuestros dedos, disfrutar de los bordes carnositos de tu boca, jugar una vez más con la marca que evidencia que naciste… Y luego de tantas noches de estar lejos, de muchas maneras, nos encontramos mientras la luna empezaba a menguar. Fíjate,… Sigue leyendo ¡Amén!