XX

La máxima calificación en suelo nuestro, esa fue la que nos ganamos en la última clase juntos.

El total cubiertos de tez blanquecina: diez para acariciarme, diez listos para lastimarse.

El piso de la década que transitamos.

Del pasado diciembre: doble tanda,  intento fallido, aventura al caminar a medianoche a casa.

Como el siglo pasado, en el que solo podían leerse una vez cada semana porque era la única opción. Pero hoy hay tantas alternativas, esas obstruidas a toda costa.

Las barreras se derriban en conjunto, ¿pero cómo hacer si las pone alguno de nosotros?

muro_de_catedral_de_toledo_26_de_setiembre[1]

“Volar solo no puedo”.

Mi amor, yo tampoco.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s