Tus aros

Te preguntaron (en una playa, ¿cierto?) si lo que veían eran tonos verdosos. Y mientras nosotros veíamos un césped que pronto pisarían, me di cuenta el porqué. El tono pardo se difuminaba hacia el borde del iris con un matiz oliva. Me parecía ver canicas perfectamente moldeadas, con la transparencia perfecta, con la fijación perfecta (“Perfecto”… me gusta esa palabra).… Sigue leyendo Tus aros

Fugacidad

Ni un mes. Increíble. No ha pasado ni un mes desde que volvimos a cruzar palabras. Menos aún desde que volvimos a mirarnos. A eso réstale dos días y tendrás el aún más corto tiempo que ha pasado desde que mis ojos se cristalizaron. “Se extrañaban, ¿no?”, me preguntaron con tono algo jocoso. “Sí”. Ni… Sigue leyendo Fugacidad